“La maldición de Hill House”: una joya para los amantes del terror

Esta semana he terminado de ver uno de los estrenos de este mes de Netflix: “La maldición de Hill House”.

¿Aún no la habéis visto? ¿En serio? Estas son algunas razones para verla:

  • ¿De qué va?

Se trata de una adaptación de la novela de Shirley Jackson ‘La maldición de Hill House’. Aparte de mantener el mismo título, puede que os suena de algo porque ya hubo otra adaptación en 1999, ‘The Haunting (La guarida)’, aunque no tuvo tanto éxito ni repercusión como la adaptación de Netflix en menos de un mes.

A diferencia de con la novela, los protagonistas de la serie son todos miembros de la misma familia. El padre, la madre y sus cinco hijos, dos niños y tres niñas. Los Craine. Durante los diez capítulos que dura la temporada, juegan con dos tramas temporales: el pasado y el presente. El presente no se entiende sin el pasado y viceversa, ambos están tan relacionados que no hay tiempo para aburrirse.

En el presente tenemos una familia desestructurada y rota, muy distinta de los Craine que llegaron a Hill House con intención de reformarla y venderla. Un acontecimiento traumático les obliga a reunirse y analizar unos momentos de su pasado que hasta ahora han ignorado.

 

  • Por fin buen terror sin caer en sustos absurdos o gore:

El horror o terror es un género que se define por la sensación que causa: miedo. La mayoría de las películas/series/libros de ahora caen en el mismo problema cuando dicen que son de terror. Suelen ser una serie de asesinatos sin sentido, el gore más sangriento o los sustos más tontos solo para crear la ilusión de que dan miedo cuando en verdad dan ganas de llorar de lo absurdas que son.

Por suerte no es el caso de Hill House. Aquí el miedo se basa en insinuar. En sentir como los fantasmas te acechan. En una trama muy bien construida sobre casas encantadas, con un toque revitalizante por no caer en los tópicos a la vez que se queda con lo mejor del terror clásico.

No se trata solo de los fantasmas de la casa, otro tema importante que se trata son los demonios internos que todos tenemos y a los que no queremos enfrentarnos y que a menudo son lo que más miedo nos dan.

 

  • Va de menos a más:

Pasa en todas las series. El capítulo piloto suele ser el más flojo porque es el que tiene más carga introductora. En este caso no es que sea malo o aburrido, pero al compararlo con los demás, es el que se queda un poco más corto.

Quitando los primeros dos capítulos y el séptimo, que lo utilizan como la calma que precede a la tormenta final, no sabría quedarme con solo uno de los otros. Y en mi opinión, el final está a la altura de toda la serie.

 

  • Una ambientación magnífica, una puesta en escena aún mejor y un gran equipo de actores:

Estéticamente la serie me ha parecido una maravilla. Han sabido mantener un ambiente oscuro pero sin llegar a pasarse, en el que buscar los muchos guiños y fantasmas se convierte en casi un juego. No quiero decir mucho para no hacer spoilers, pero por poneos un ejemplo fijaos en el capítulo 6 y la forma en la que está rodado, planos largos de varios minutos de duración, sin cortes que interrumpan las escenas, porque es de lo mejor de la serie.

Algo con lo que también juega mucho la serie es el cambio de perspectiva. Cada hermano cuenta con un capítulo para él solo, de forma que cosas que ya habíamos visto antes van cobrando un nuevo significado a medida que avanza la serie. Todo está pensando de antemano y muy bien hilado, cada detalle tiene su importancia y no puedes (no debes) despistarte ni un minuto.

También he disfrutado mucho del trabajo de los actores, que han sabido dar vida a unos personajes imperfectos y reales. Todos, grandes y pequeños (sobre todo estos), hacen un papelón que te mete completamente en los personajes y la historia. 

 

  • Está renovada por una segunda temporada:

Antes de que os asustéis, os dejo las palabras de Mike Flanagan, el creador de la serie, en una entrevista para EW:

“Por lo que a mí respecta, la historia de la familia Crain ya está contada. Está hecho. Creo que a partir de aquí podría ir en muchas direcciones diferentes, ya sea relacionado con la casa o con algo completamente diferente. También me encanta la idea de que sea una antología. Pero siento que los Crain ya han tenido suficiente, y los hemos dejado exactamente en el lugar que queríamos.”

Así que ya ves, el final es cerrado y no lo van a estropear con una renovación solo porque ha tenido éxito.

 

Y ahora…

Apagad las luces y atreveos a entrar en Hill House. Os aseguro que la casa no os dejará indiferentes.

Carla Gugino Hautning GIF by NETFLIX - Find & Share on GIPHY

Anuncios


Categorías:Recomendaciones, Reviews, Series

Etiquetas:, , , , ,

A %d blogueros les gusta esto: