Review: “How To Get Away With Murder” 3×05 “It’s about Frank”

“It’s About Frank” o Los Demonios de ayer y hoy

“Gracias” es lo único que dice Bonnie, al volver a ver a Frank después de mucho tiempo. Una palabra y un abrazo, en medio de la tarde resplandeciente, es todo el gesto para el que es ahora el asesino de su abusivo padre. Poco tiempo después, el abrazo se repite. Esta vez es en penumbra, iluminados apenas por el mero reflejo de un día gris, que se cuela por la ventana y descubre una escena con una carga mucho más erótica que la primera, mientras Bonnie y Frank intercambian ideas que parecen haber salido de un mundo surrealista. Es el mundo, sin embargo, de sus sueños.

El capítulo de esta semana vuelve a reafirmar nuestra teoría (“En esta serie no importan los casos, solo la historia de fondo”), esta vez de la manera más evidente posible: no hay caso. Así es, esta semana no hay caso. Se considera que el capítulo resultará, entonces, más interesante, pero… ¿verdaderamente lo es?

Se descubre que quien había difundido los panfletos de “Asesina”, con la cara de Annalise, era Simon Drake. Revelación que no conduce a ningún lugar, por ahora. Por otro lado, casi todo el episodio transcurre con flashbacks de la época en que Frank estaba en la cárcel, hace 11 años. El joven Frank llevaba adentro desde la edad de 13 años, por haber matado a su padre. Mr. y Mrs. Keating visitan en repetidas veces al prisionero tratando, el primero, de convencerlo de que debía intentar quedar en libertad, y la segunda, de hacer esto factible legalmente. La pregunta es: ¿por qué tanto empeño, cuando el mismo Frank no quería salir? ¿Veían al joven Frank, como el hijo que ellos no podían tener?

frank-prison

Es interesante ver cómo estos supuestos flashbacks para el expectador, se transforman en recuerdos para los personajes y el fugitivo Frank del 2016 se retuerce en sus pesadillas, mientras que la alcohólica Annalise de este mismo año, se embriaga a más no poder en su casa, pasando por distintos estados de ánimo y hasta extrañando a su difunto esposo, por más asesino que hubiese sido. Estamos ante una Annalise más frágil que nunca. Los demonios del pasado vuelven y se convierten en los de hoy. A este grupo de gente afectada por su historia pasada se le suma de imprevisto Michaela, que revela su odio y desprecio por su familia original (no adoptiva). Seguramente esta última historia se desarrollará más tarde.

A propósito de la (nueva) borrachera de Annalise: otra vez asistimos a una demostración magnífica de la gran Viola Davis, que prueba que el Emmy ganado no es casualidad, y hace pasar a su personaje de la risa, al ánimo fiestero y baile ebrio, hasta llegar a un llanto descontrolado y terminar vomitando. Como si fuese poco, en la escena siguiente se muestra despiadada con su difamador (Simon Drake). Sublime actuación de la mujer del papel principal, quien sigue siendo la joya de la serie.

Acaso el único hecho verdaderamente importante del capítulo, que ocurre en el presente (2016), es la vuelta de Annalise a la Universidad. Tras una negociación (con métodos poco convencionales) con la rectora (quien descubrimos que también es alcohólica), Mrs. Keating consigue que la dejen volver a enseñar, a cambio de no denunciar a la Universidad por discriminación, falta de medios para encontrar a su difamador, entre otras cosas. Una solución que parece bastante “traída por los pelos”. ¿Tan fácil era ganar este pulso? Lo que parecía una decisión y jugada maestra de la Universidad se ve derrumbada en un solo capítulo por una Annalise apenas sobria, en un estado emocional completamente frágil, y sin ningún nuevo argumento o elemento para negociar, más que la información sobre la identidad de quien la difamó. ¿Acaso es esto creíble?

htgawm-03x05-annalise-reuniao-do-aa

Volvamos, entonces, a Bonnie y Frank por un momento. Y digo por un momento porque la serie tampoco los deja juntos demasiado tiempo… La ¿pareja? protagoniza una de las mejores escenas del capítulo. Entre fantasía y fantasía sobre la posibilidad de huir y empezar una nueva y aburrida vida, lejos de Annalise (lo cual resalta su gran infelicidad actual), termina calentándose el ambiente, hasta que se funden en medio de la oscuridad de su habitación de Coalport, sellando, así, lo que parecía ser el comienzo de una relación entre dos personajes que desde el primer capítulo de la serie parecían tener química. La escena cargada de tensión, a la vez que liberación, es disfrutable, y terminamos nosotros también fantaseando un futuro improbable, junto a ellos. Sin embargo, irónicamente, justo después de una escena que termina con Laurel diciendo “Frank no se ha ido”, Bonnie vuelve a la casa de Coalport para encontrar la habitación vacía. Frank se ha vuelto a fugar.

htgawm-03x05-bonnie-e-frank

Volviendo a la casa Keating, un Wes que ya planea dejar a su novia, decide presionar a Laurel para que le cuente a Annalise lo que sabe sobre Frank. “It’s about Frank”, le dice Wes a Mrs. Keating, dándole el nombre al capítulo (no es la primera, ni segunda vez que sucede). Laurel comienza a cuestionar a Annalise preguntándole si es verdad que ella mandó matar a su ex novio, cuando llega Bonnie e interrumpe todo. La escena se oscurece, gira en torno al eje de Bonnie, y cambia el tiempo: estamos ahora en el futuro, en medio del caos del incendio de la casa de Mrs. Keating. Bonnie hace una llamada misteriosa (aún no sabemos a quién), mientras en los titulares de TV se lee que están encontrando un cuerpo de un hombre difunto, el cual había estado en la casa en llamas.

Es, este, el cierre de un capítulo que osciló permanentemente entre los flashbacks y flashforwards, mas casi no mostró avance de la historia presente. Que no pasen cosas no significa que sea un capítulo de relleno. El de hoy no fue un episodio de mucha acción, sino más bien se nos presentó como “El Show de las Revelaciones”. Lo único que despertó el interés del público en general fueron las no menores revelaciones del pasado y del futuro. Revelaciones verdaderamente interesantes y entretenidas. Dicho esto, hay que recordar que HTGAWM nos tiene acostumbrados a la acción. No a la acción violenta, de ruidos y disparos, pero sí a aquella del amontonamiento de hechos, uno tras otro a ritmo desenfrenado. Esto sí que faltó hoy, por más que las revelaciones hayan causado cierta intriga y vértigo. En fin, sin llegar a ser la primera o la segunda temporada, la serie sigue en sus lentos, pero certeros pasos de acercamiento hacia lo que alguna vez fue.

 

Anuncios


Categorías:Reviews, Series

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: