Scandal 5×17 “THWACK!”

#ClassicScandalIsBack y no ha dejado indiferente a NADIE.

Tony Goldwyn, Fitz en la serie, ha sido el encargado de dirigir el episodio de esta semana; no es novel en la silla de dirección pero tras hoy podemos levantarnos y aplaudirle, porque los 40 minutos que nos ha brindado esta semana han sido simplemente espectaculares.

Una de las bases de este rotundo éxito ha sido la música. O más bien la falta de ella. Todo el metraje está enlazado con escenas sin canciones o con una melodía grave, muy muy tensa que han ido condensando todo el ambiente en el capítulo. Eso sí, con dos excepciones; la primera, la banda sonora del secuestro de Olivia que tanto suena en sus pesadillas como en sus idas de olla -en especial la última-, y una nostálgica pieza para cerrar el episodio marca Scandal.

CffV-rBWEAA3khA

Porque del argumento poco y mucho podemos contar. Es más, hasta cierto momento podríamos considerarlo un episodio de relleno, en el que recuperan a un viejo conocido, Andrew, ex Vicepresidente de Fitz al que Huck indujo a un ictus y que tuvo que ver con el secuestro de Olivia. En recuperación de dicho acontecimiento, y con ganas de soltar veneno de todos nuestros colegas del Oval, planea con el ex rollo periodista de Fitz destapar toda la polémica sobre el susodicho secuestro.

Cfe1rMbWsAEZi2v

Entre idas y venidas, los personajes intentan sobornarle con diez jugosos millones de dólares pero se ríe de ellos; incluso Elizabeth fantasea con matarlo pero pronto lo descartan. O eso creen. Cuando Abby tiene una charla con Olivia sobre “cómo ser un animal sin garras”, la pelirroja acuerda con Andrew el lanzar a los cocodrilos a Mellie, destapando el affair que mantuvieron años atrás. Es así como Olivia va al encuentro de Andrew y llega… pues la que ya es la famosa escena de la temporada. Éste se ríe de ella, y muy malamente. No se arrepiente de nada, y le restriega por la cara que ha conseguido su venganza. Olivia, silla de metal en mano y siendo coloquiales sin el pussy para little lanterns, le golpea repetidamente en la cabeza abriéndosela. Un espectáculo grotesco, Olivia se detiene, la audiencia recupera el aliento y la Mother Fixer vuelve a atacarle.

Ha sido en el episodio número 86 en el que por fin Olivia Pope se mancha las manos de sangre. Y quién sabe, quizás es el pistoletazo de salida a algo mucho peor. Todo termina con la Pope entrando en la casa de los Horrores, aka la de su padre, donde suponemos que Jake estará comiendo pollo.

CffCQh1XIAAyJAl

 

El próximo episodio se emite el día 21.

Anuncios


Categorías:Series

Etiquetas:

Si comentas en esta entrada, das tu consentimiento inequívoco para que las empresas puedan usar tus datos si eres ciudadano europeo según la nueva ley de Protección de datos que encontrarás en el siguiente enlace: http://www.agpd.es/portalwebAGPD/canaldocumentacion/legislacion/union_europea/reglamentos/common/pdfs/Reglamento_UE_2016-679_Proteccion_datos_DOUE.pdf

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: